domingo, 9 de marzo de 2014

Long live to new flesh II

Han pasado muchas cosas en la partida, para dar una idea, les comparto una imagen con las rutas que han tomado  los jugadores.


Y para dar orden a todo el relajo, la narración de las aventuras, se divide  por rutas !!


La ruta NEGRA:

Ante el reto del Nano perteneciente a la convergencia, que consistía en generar un descubrimiento sorprendente antes de su regreso en un mes al templo. El grupo decidió acelerar las cosas y en vez de esperar a que pasara el mes, utilizo uno de los artefactos de su viejos amos, la esfera.

La esfera negra cubierta de un liquido viscoso, y adornado con los cuerpos de humanos y entes extraños que parecían estar atrapados en su interior en una especie de lapsus de eterno dolor. El grupo no lo pensó dos veces y atravesaron  la esfera, el primero en hacerlo, el Nano Cartonero perdió su brazo ( de pronto cobro sentido la existencia de un artefacto que escupía brazos, todos izquierdos) izquierdo y una vez que el pago se vio completo, el grupo apareció de repente al interior de  un cuarto abandonado.

Al salir del cuarto abandonado, se encontraba en terrenos de extensa pastura, desconocidos hasta entonces para ellos, decidieron andar sin rumbo con la esperanza de encontrar a miembros de la convergencia, pero luego de un rato se dieron cuenta de que eso no pasaría. Se vieron en la necesidad de ocultarse y reposar entre los árboles frondosos y aun que tuvieron que repeler un ataque de cuervos, en la mañana encontraron a una joven mujer, que luego de perder su miedo inicial al grupo, decidió llevarlos a su villa, debido al grave problema que enfrentaban sus iguales. 

Al llegar al diminuto pueblo de Aagar, el grupo pudo saber gracias a sus habitantes, que se encontraban en el reino de Thaemor, tierra conocida por su riqueza natural así como por contar con una plutocracia guiada por la Reyna Ovelia la primera. En Aagar el grupo recibió la tarea de encontrar el ente que en las noches aterrorizaba la villa y que ya había provocado varías muertes. Sin tiempo que perder, los jóvenes aventureros lograron encontrar el rastro de la criatura, el cual los llevo hasta una cueva en donde se encontraron de frente con dos místicos entes. 

El Nevajin, ser similar a un cubo de carne con mayor altura y extensión que la persona promedio,  con un rostro similar a un cráneo que parecía flotar  enfrente de su cuerpo carnoso. El Philitis, misterioso ente con dos metros de altura, ropas largas oscuras y un indistinguible rostro cubierto por un vidrio morado. El grupo sorprendido logro establecer contacto con el Nevajin, el cual les revelo valiosa información a cambio de cyphers. 

Nevajin


Luego de una platica extensa, el grupo se entero que el Philitis era una criatura que no se podía entender y que al parecer paseaba de forma aleatoria en la villa, luego de platicar con el Nevajin,  decidieron combatir al Philitis de modo que dejara de causar problemas a la villa, luego de una lucha ardua en la cual el Nevajin hizo la mayor parte, el Philitis dejo de existir ( en esa dimensión).

Philettis


Al regresar a la villa, el alcalde de Aagar, David Anerson les agradeció su apoyo, les brindo una adecuada recompensa y un grupo de veloces caballos raptores (Angs), que les permitirían regresar con rapidez al templo del escorpión.

La ruta VERDE:

Las cosas no fueron como lo planeado, ya que a pesar de abandonar los territorios de Thaemor con gran facilidad, el grupo se adentro en el territorio del reyno de Navarene,  solo para atraer problemas. Luego de pasar un tiempo largo en montura, decidieron descansar  en el pueblo de Fasten, al encontrar una cantina acogedora se disponían a pasar una tarde tranquila, en cuanto un grupo de soldados reales entro a para una inspección de rutina. 

Los soldados luego de observar con cautela al grupo, lograron identificarlos como los ladrones que asaltaron una caravana de comercio que se dirigía a Shallmas, el veredicto  fue inmediato y aun con la poca resistencia que ofreció el grupo , todos fueron tratados de forma humillante por los soldados.  En una explosión de astucia, uno de los jóvenes nanos activo un cypher que tenia la cualidad especial de cambiar el actuar ético de quienes se vieran afectados por su explosión.  Los soldados del orden, se vieron transformados en truhanes de poca monta que empezaron a destrozar la villa, el grupo aprovecho para escapar. 

Deseosos únicamente de atravesar la frontera, avanzaron a toda prisa sobre sus monturas, hasta que fueron embestidos por un majestuoso Xi-Drake, guiado por un caballero de la orden de Anguar. El joven caballero y su criatura de apariencia similar a un dragón no fueron suficientes para limitar su avance. Lograron escapar, pero hicieron enemigos poderosos en el proceso. 

Xi-Drake


La ruta ROJA:

Al llegar a las cercanías del templo del escorpión,  lograron encontrarse con un campamento improvisado que cubría por completo la arcaica estructura. Al parecer las semillas de la rebeldía sembradas en el joven esclavo Junx habían rendido frutos, ya que ahora el grupo se encontraba rodeado de tropas fieles de los ahora liberados gladiadores de Uxphon, preparados a destruir  los restos de las familias esclavistas .

Sin descansar, el grupo de forma apresurada llego a un Uxphon en llamas, en donde los cuerpos de la gente se acumulaban en las calles, la venganza de los gladiadores fue implacable. Y como ultimo baluarte esclavista se encontraba el castillo de la familia mas poderosa de la ciudad, los aventureros penetraron  la fortaleza y dieron caza a los miembros de la familia, solo para descubrir que el ultimo de ellos, había liberado un mecha gigantesco, dotado de una capacidad destructiva incomparable, en minutos, cientos de gladiadores mordieron polvo, y al final cuando la bestia mecanizada abandono la ciudad, a penas unos cuantos gladiadores rebeldes, lograron abandonar la ciudad, ahora como hombres libres. 

Mecha


La ruta NARANJA:

Luego de un tiempo de reposo, los aventureros y sus guerreros decidieron usar de nuevo la esfera negra para transportarse a Thaemor y buscar en la región, tierras propicias para fundar un nuevo pueblo.  En Aagar el grupo encontró respaldo por parte del alcalde, el cual decidió aceptar el campamento  de  guerreros de Uxphon  en su pueblo a cambio de una brillante armadura. Mientras tanto, los aventureros partieron a la ciudad fortaleza de Iyrek, para buscar establecer un dialogo con la realeza de la región que les permitiera establecer a la larga un pueblo de hombres libres.

En la ciudad fortaleza se encontraron con un general testarudo, que luego de mucho insistir les permitió establecer un contacto vía artefacto, con la reina Oliva. La reina prometió entregarles tierras, si limpiaban de bestias y amenazas un grupo de cuevas fronterizas cercanas al reino de Draolis. Aceptaron, de modo que hicieron los preparativos para establecer un campamento con sus guerreros a la cercanías de la capital del reino, en Auspar.  

Una vez establecido el campamento, los aventureros buscaron el contacto directo con Ovelia, pero les fue negado incluso entrar a la capital. Lo único que recibieron, fueron los víveres y elementos militares indispensables para realizar la misión, así como el apoyo del Mayor Thaelor. Sin mucho con lo que oponerse al claro desprecio de la reina, el grupo puso en marcha su plan y mando al Nevajin (luego de sobornarlo con cyphers) que antes se encontraba merodeando el pueblo de Aagar, a limpiar las cuevas de peligros. 

El Nevajin jamas regreso, y el grupo temiendo lo peor, decidió marchar rumbo a las cuevas, solo para encontrar a una extraña raza de seres humanoides con rostros de gusanos así como los restos calcinados del Nevajin. Los bichos con cara de gusanos eran demasiados, de modo que el grupo se vio obligado a generar un escenario en donde 50 de sus hombres combatieron de frente contra las criaturas.  Luego de una complicada pelea, los guerreros alzaron sus espadas como señal de victoria y pasaron a devorar los rostros de sus adversarios.

Satosh

Al terminar el combate, logran explorar la cueva sin problemas, encontrando que los hombres gusanos o Satosh, estaban siendo controlados por un Nano perteneciente a la Orden de la Verdad, el sujeto, al sentir sus planes descubiertos, decidió emprender huida, aniquilando al mayor Thaelor en el proceso. 
El nano se encontraba trabajando en una especie de liquido ácido, ya que tenia enormes calderas, repletas del letal liquido.

La ruta AZUL:

Luego de terminar con su misión, los aventureros establecieron un dialogo directo con  el principal consejero de la reina, el cual prometió llevarlos ante la presencia de la mismísima reina. Luego de una noche de velar por los camaradas caídos, los aventureros partieron rumbo a la capital Auspar, en donde fueron llevados por un grupo de jóvenes sirvientas al interior del castillo real.

El desayuno de la reina transcurrió con normalidad y todo indicaba que las negociaciones terminarían en éxito, asegurándose así una vida estable para lo antiguos esclavos, pero al final todo resulto ser una trampa. Ovelia fingió derramar vino sobre su vestido y al momento de abandonar el desayunador, decenas de arqueros salieron de los pasillos y cuartos aledaños, listos para aniquilar a nuestros héroes. 

Los hombres de Ovelia fracasaron y el grupo logro escapar abriéndose paso con fuerza bruta, hasta llegar a una posición en donde la habilidad de flotar sobre los aires, les permitió salir de los limites de la ciudad. Con prisa llegaron al campamento y ordenando sus hombres  tomar una marcha forzada, partieron con rapidez rumbo a Draolis. 

Al dejar atrás, el reino de Ovelia, los aventureros se encontraban listos para abandonar toda esperanza, hasta que se toparon con uno de sus viejos compañeros. El gladiador de cuatro brazos, Uxulus, el cual luego de relatar su complicada travesía, les convenció con la idea de fundar un grupo de mercenarios en la ciudad de Kordech.

Se lamieron sus viejas heridas y se pusieran manos a la obra, y así luego de hablar con las personas correctas y cumplir con todos los tramites, los "Dragones Negros" habían nacido, finalmente los hombres que fueron esclavos toda su juventud, empezaron a sentir que se acercaban  al sueño de ser libres.