sábado, 20 de diciembre de 2014

Intentos...



Realmente intente aprender el sistema propuesto en Shadowrun 5 ed.  Pero simplemente no lo logro. La ambientación y el mundo que nos presenta el juego, son geniales y permiten forjarse una idea clara sobre las misiones que los personajes van a realizar en las urbes modernas del 2075. Corporaciones, magia, Internet y biotecnología, todo encaja.

La información que se brinda sobre la historia del mundo y las corporaciones que lo controlan brinda muchas ideas para desarrollar partidas. De hecho, me encontraba emocionado ya que buscaba dirigir una aventura centrada en las fiestas navideñas, en donde los personajes fueran contratados para controlar un desmán sucedido en un mega centro comercial durante la noche buena. 

Ya estaba revisando diferentes mapas de centros comerciales, para usarlos como fuentes de inspiración hasta que me tope con la sección de combate en el libro. De golpe, mis ánimos se estrellaron contra el suelo. Y aun que no las revise a profundidad, me pude dar cuenta de la lógica interna que guardan, pero en su afán simulacionista, se convierten en un bloque de reglas que ya puedo visualizar como absurdamente complicado. 

De momento no voy a continuar con la partida que tenia en mente, pero si puedo decir que ya me encuentro convencido de la necesidad de regresar a sistemas más simples y genéricos. De modo que pienso regresar al Rápido y Fácil, revisar el juego y ver que cambios son necesarios para llevar a cabo mis planes maquiavelicos.

Al final es una lastima que no surgiera un apego con el sistema de Shadowrun, sin embargo, estoy seguro que podré usar la ambientación como fuente de inspiración en futuras campañas.