miércoles, 29 de noviembre de 2017

La tiranía de lo divertido

Es una orden !! Diviértete !!

Es una orden dije!! ... De esa forma percibo a gran parte de la comunidad rolera hispanohablante en relación a lo que debe ser importante a la hora de jugar rol en cualquiera de sus variantes, para esas personas la diversión es el centro e impulso de lo que debe guiar y mantener una partida del rol. Esto no me parece malo en esencia, porque yo creo que casi todos estamos de acuerdo en que una partida de rol tendría que ser al menos entretenida y no ser una experiencia aburrida o tediosa. El entretenimiento no es un sinónimo de diversión, sin duda guarda relación con el placer y el ocio aunque no tienen que ir siempre de la mano. Porque una experiencia que entretiene y que saca a la persona de actividades rutinarias que le puedan resultar fastidiosas, no siempre generan el mismo tipo de sentimiento.

Un filme de terror, comedia y drama, no generan el mismo tipo de emoción e incluso pueden generar una experiencia que traumaticé o permita la reflexión, sin que tenga que describirse como un filme "divertido". Lo mismo pasa con el rol y los diferentes géneros y sub-genero que le componen, ya que no todos los títulos se centran en brindar una experiencia de combates y emociones trepidantes, porque existen títulos en donde el jugador es una pieza dentro de un juego de intrigas políticas, esclavo apunto de ser torturado, vagabundo sin rumbo o vampiro sin moral. Produciéndose así todo un número de experiencias que no tienen porque llevar a un momento "divertido",  ya que la amargura, el miedo, el enojo o la tristeza se pueden presentar en la mesa de juego, sin que el juego deje de ser entretenido.

La tiranía de lo "divertido" solo fractura más el hobby, porque hace que los roleros que solo consideran bueno lo "divertido", se alejen o incluso ataque cualquier tipo de juego, experimento o proceso que quiera ir más haya de generar experiencias agradables o placenteras. En gran parte esta cerrazón se debe según mi opinión a la falta de experiencia de esos roleros en relación a títulos indies, nordicos o de ambientaciones extrañas u ácidas.

Hay que aprender a ver más haya de los clichés y darse cuenta que el rol al ser un proceso creativo puede adquirir muchas formas diferentes que se vallan acomodando a diversas sensibilidades e intereses. No existe una necesidad de embotellar al rol bajo una etiqueta, ni tampoco existe la necesidad de que cada rolero tenga que conocerlo todo sobre el hobby. Con tal de no caer en la generalizaciones burdas, ya vamos un paso adelante.