domingo, 3 de noviembre de 2013

Día 3 - El juego mas odiado

ARRGGGG!!!!!

Bueno, no es que odie los suplementos o las ambientaciones planteadas por el sistema GURPS, pero sus reglas concretas me parecen engorrosas, aburridas, cansadas y excesivas. Es completamente cierto que el sistema es jugable, pero a mi parecer requiere de un tiempo extenso el saber limitar las elecciones de los personajes, dominar las reglas básicas de combate y en general tener una idea clara de como establecer las mecánicas de la ambientación que busques dirigir al jugar el papel de narrador. 

Lo repito, el sistema y los suplementos no son malos e inclusive cuentan con una gran cantidad de fans en la esfera rolera, lo que sucede es que GURPS me dejo en claro lo mucho que odio los sistemas que superan las 60 hojas solo dedicadas a  reglas. El susto quedo guardado en mi memoria, ya que cuando me tope con juegos como ANIMA, D&D 3.0, Shadowrun o Dark Herasy por mas que me terminara gustando la ambientación, terminando rechazando la propuesta al encontrarme o creer encontrar sistemas complejos. 

En la actualidad, guardo un mayor control sobre el tema de los sistemas de juego y debo decir que los sistemas complejos ya no me desagradan tanto como antes, en especial por que aprendí a dejar de brindar tanta importancia al sistema, ya que una de las características del rol se encuentra en su naturaleza impredecible, lo cual significa que sin importar la complejidad de un sistema, nunca se va poder reglamentar todo lo que a un jugador se le ocurra volviéndose inevitable que cada director de juego maneje la situación del modo que vea conveniente. 

Y no tengo mucho mas que decir, GURPS me dejo un mal sabor de boca en especial por que fue el primer juego de rol  que logre comprar con mis ahorros y aun que intente dominarle fue debido a mi corta edad y poca experiencia, que quede con un sabor amargo y un cierto odio a lo crunch. Ahora a la distancia, creo que sin muchas complicaciones podría dirigir una partida con el sistema, ya que algo que siempre cautivo mi atención fue la evolución del personaje así como la alta mortalidad del sistema, algo a lo que ya me encontraba acostumbrado debido a mi juego favorito, aportando elementos que me resultan agradables y que ayudan a generar una separación entre el rol y los vídeo juegos.

Con gran diferencia de GURPS, con el D&D 3.0 no me quedo de otra que aprender a jugar con el sistema, ya que debido a su gran popularidad, por una época me tuve que ver limitado a dominar el sistema o a sufrir la cerrazón de varios roleros a querer jugar otro sistema. Pero eso, es otra historia.