sábado, 15 de abril de 2017

Kingmaker con varios rostros


Y bueno... pase un tiempo en roll20 explotando el modulo clásico B2, hasta que me encontré con su versión moderna, la cual suma elementos de ambientaciones viejas de D&D cómo Birthright. Es con Kingmaker en donde paso de una droga ligera para entrar con otra más pesada. Oh eso llegue a pensar, porque de la serie de 5 módulos que integran la campaña de Kingmaker, nunca pase de "Stolen Land" ...el primer modulo. 

Kingmaker sufrió por mi falta de experiencia, porque en vez de a ver tomado la ruta lógica de tomar los elementos de la ambientación y jugar con las reglas que me brindaran una mayor comodidad, prefería aprender el sistema de Pathfinder, lo cual me llevo a muchos dolores de cabeza.

Con lo grande que es la comunidad de jugadores de Pathfinder, me resulto sencillo jugar con varios grupos diferentes, pero la experiencia siempre se terminaba volviendo amarga, ya fuera por mi falta de experiencia con un sistema que me parecía atiborrado de reglas absurdas o por la actitud conflictiva de jugadores conocedores del sistema en cada pequeño detalle.

La experiencia fue placentera a pesar de todo, llegando a ser incapaz de terminar el primer modulo de la campaña, los grupos siempre terminaban por separarse, de modo que no llegue a ver en acción lo que mas me genero interés en la campaña. Me refiero a la posibilidad con la que cuentan los aventureros para formar un pequeño reino desde sus cimientos, contando con la posibilidad de elegir que tipo de construcciones se van generando en el pueblo y en que orden.

Kingmaker tiene elementos que me gustaría seguir explorando en futuros sandbox, ya que la idea de visualizar a los jugadores en el papel de gobernantes, permite explorar el aspecto político que suele dejarse de lado en la mayoría de los juegos de fantasía en medieval, donde el saja y raja suele ser el método preferido para resolver cualquier tipo de conflicto.