lunes, 21 de agosto de 2017

Lobo de plaga


El poder corruptor del caos y sus huestes azota a todas las regiones del mundo, cuando la parecencia de sus vibraciones putrefactas resultan excesivas, la naturaleza se pervierte. El pasto toma un tono parecido al alquitrán, el ruiseñor queda transformado en una bestia que no puede vivir sin carroña, todo toma un rostro siniestro. 

El funesto caso del lobo resulta tan horroroso que vale la pena resaltarlo. Cuando una de estas criaturas es devorada por fuerzas corruptas, de inmediato se ve rechazado por su manada, la bestia exiliada termina por morir de hidrofobia, pero luego de tres días de ser devorado por diversas criaturas que lo único que hacen es condenarse a un martirio similar, el lobo se alza cubierto casi en su totalidad por una gruesa capa de aceite negro.

Renacido como lobo de la plaga, la bestia busca cazar por simple compulsión, de forma instintiva la vida le resulta repugnante. Cualquier aventurero que se cruce con una de estas criaturas, debe atacarlo de inmediato ya que no existe espacio para otras soluciones con este tipo de bestia, de igual forma el combatiente no debe confiarse demasiado sobre la posición actual de la criatura, porque se le ha visto extender su cuello hasta poder atacar al miembro mas vulnerable del grupo o en caso de luchar contra un solo sujeto busca ahorcar con su cuello como si de una serpiente se tratara.

Si llega a ser vencida, es necesario verter sobre el charco negro que deja unas gotas de agua sagrada, para así impedir que la criatura pueda volver a formarse. En caso de no contar con un clérigo de confianza, se recomienda buscar al hombre de fe más cercano, algún remedio se le tendrá que ocurrir, para evitar que la plaga del lobo vuelva a formarse.