martes, 6 de noviembre de 2018

Dejalos morir



Sigo con las entradas relacionadas con la OSR. Y en esta ocasión les voy a compartir uno de los consejos más comunes que pude percibir en los blogs de diferentes diseñadores, así como lo que llegue a percibir de los manuales y aventuras relacionadas con la vieja escuela.

Uno de los consejos, estilo o idea  que se defiende con vehemencia se relaciona con la muerte o el fracaso. Ya que los personajes creados con la mayoría de los manuales de la OSR, nunca llegan a tener un cierto aro de invulnerabilidad similar a los personajes de niveles altos en las ediciones recientes del D&D.

Personajes relativamente débiles y aventuras con una buena cantidad de trampas, conflictos y enemigos que llevan con extrema facilidad a una muerte instantánea. A veces me encontraba con aventuras en donde de ser narradas con las indicaciones del modulo, no me quedaban dudas de que cualquiera terminaría por encontrarse con una sinfonía de cadáveres.

De modo que al encontrarme con el estilo de matar sin miedo a los personajes, llegue a comprender con el tiempo, que uno de los elementos más importantes a tomar en cuenta, siempre va a ser la expectativa de los jugadores. Porque si cuentas con un grupo de personas que no andan con las ganas de ser parte de un universo tanto cruel como "realista". Lo que va pasar es que cuando muera un personaje, el jugador va terminar marchándose con todo y hoja de personaje.

No digo que sea necesario evitar la muerte de los personajes o "protegerlos", pero si aconsejo que la partida se trate, de lo que toda la mesa decide y no trate unicamente del antojo del narrador. Porque cuando logras encontrarte con un grupo que esta dispuesto a lidiar con cualquier tipo de peligro, puedo asegurar que se van a generar partidas geniales.

Es bueno machacar a los personajes, pero antes de todos eso, primero se tiene que ver si todos en la mesa se encuentran en la misma tónica.