viernes, 21 de noviembre de 2014

Día 20 - Se armo la bronca

Sucedió en una de las cesiones para probar el paquete beta de D&D quinta. El grupo se encontraba explorando una zona salvaje en los bosques y se encontró con las ruinas de un templo religioso, al interior del templo se encontraba un báculo del cual surgían raíces que mantenían enredados a cientos de esqueletos al interior del templo.

El grupo consistía de tres jugadores y desde una partidas anteriores, ya existían fricciones entre dos de ellos. A Bob le gustaba jugar de forma sigilosa y calculadora, mientras Mike quería hacer lo que se le ocurriera en todo momento, aun que fuera salir a explorar de madrugada en un bosque encantado (algo que si hizo).

En el templo, Mike quiso arrancar el báculo sin tomar en consideración las advertencias de sus amigos, mientras lo sostenía, un elemental de agua salio de una fuente afuera del templo y ataco al grupo. Con dificultad lograron matarlo y cuando parecí que habían acordado salir del lugar, Mike decidió arrancar el báculo, liberando así a cientos de esqueletos, retenidos por el avatar de una deidad antigua.

La partida se interrumpió, Bob con un tono mordaz y duro, insulto a Mike y nos dijo que abandonaba la partida, que ya no podía soportar a Mike. El propio Mike se quedo sin palabras y aun que intento discutir, fue ignorado por Bob, quien simplemente abandono la llamada grupal, se quiso seguir la partida, pero fue imposible...el ambiente era incomodo.

A la larga termine bloqueando a Mike de todas mis redes, ya que empeoro como jugador, volviéndose en una autentica peste. Admito que la experiencia me agarro con los pantalones abajo, pero me fue de gran utilidad para lidiar con otros jugadores problema.

Así pasa...ufff...