jueves, 28 de diciembre de 2017

Día 28 - Improvisando

Si me confundo con las reglas o me llego a olvidar de algunas importantes, lo que hago es recurrir de lleno a la improvisación, con la intención de que los jugadores no sepan que me encuentro improvisando, porque por regla general, si tus jugadores detectan que todo te lo sacas de la manga, empiezan a sentir desconfianza hacia tú persona y podrían llegar a pensar que quieres engañarlos.

Pero más que un engaño, el improvisar es una forma de no romper con la dinámica del juego, impidiendo que la partida se quede paralizado por un buen tiempo, debido a la búsqueda incesante de un regla irrelevante a través de los manuales canónicos. En mi opinión es mucho mejor sacarse una regla rápida o situación conflictiva de la manga, en vez de tener que detener todo el juego. 

Aunque la improvisación es algo que solo se aprende con la práctica y teniendo un grupo de jugadores comprensivos que no intenten ponerte el pie en cuanto te equivoques. Para mejorar como narrador, se necesita cometer errores de forma continua y comprender que lo que funciono a la perfección con ciertos jugadores va ser un fracaso absoluto con otros. 

En mi experiencia, los consejos sirven de poco y aunque es bueno irse preparando e instruyendo, el valor de la experiencia directa es irreemplazable. Para rolear, hay que arriesgarse a fracasar, hacer el ridículo y entrar en conflictos absurdos. Esa es la única forma de aprender a vivir...digo...rolear.